Sesión 872


"Creando lo que quieres"
"Tu atención no está concentrada sobre los pensamientos"

Jueves, Julio 26, 2001 (Privada – telefónica)

Traducción: Olga Zuvic D.

Participantes: Mary (Michael) y Irene

Elías llega a 11:34 AM. (Tiempo de llegada es 22 segundos.)

ELIAS: ¡Buenos días!

IRENE: ¡Hola! Esta es Irene.

ELÍAS: ¡Bienvenida!

IRENE: Gracias, gracias. Tengo algunas preguntas, si me ayudarías con ellas.

ELÍAS: Muy bien, puedes proceder.

IRENE: Estoy en un trabajo en Arizona que odio y tengo otro trabajo a corto placo en Massachusetts que me encanta. Espero permanecer en Massachusetts y ahora mismo todo está detenido. Necesito algún consejo. ¿Seré capaz de permanecer en Massachusetts o eso se terminó?

ELÍAS: Eso depende de tu elección y de la dirección que actualmente creas. Actualmente en este presente ahora, estás volviendo tu atención a los demás individuos y permitiendo que las elecciones de otros individuos te dicten lo qu tus propias elecciones serán o no serán y en esto, te ubicas en el papel de víctima, no permitiéndote crear tus propias elecciones, sino expresando que dependes sobre las elecciones de los otros individuos para crear tus elecciones.

Por lo tanto en esta situación, cuando vuelvas tu atención hacia ti misma y evalúes y reconozcas dentro de ti lo que TÚ quieres, puedes tener tu atención sobre tu Ser y ofrecerte permiso para generar tu propia elección, prescindiendo de las elecciones o direcciones de los otros individuos. Puedo expresarte mi amiga, esto es muy posible y aunque pueda parecerte ser imposible, tienes la habilidad para generar este tipo de movimiento y crear lo que quieres.

Con lo que te estás desafiando presentemente es aferrándote al concepto que actualmente creas tu realidad y que te mueves en una posición, por así decir, que te permitirá ver tus propias creencias que te expresan que no creas toda tu realidad, lo cual es muy incorrecto.

No tiene importancia lo que se crea en la elección de otros individuos. Lo que tiene importancia es que te permitas dirigirte a ti misma y crear tus propias elecciones con relación a lo que quieres. Pues al proyectar este tipo de energía, vuelves tu percepción y actualmente CREAS la manifestación física de lo que quieres. Pero esto requiere esencialmente que vuelvas tu atención del exterior de ti y de los otros individuos hacia dentro de ti misma y de tus propias elecciones y que confíes en tu habilidad para generar la actualización de tus elecciones, prescindiendo de cómo puedan parecerte objetivamente ser imposible – pues no es imposible. (Pausa)

La razón por la que te presentas con ansiedad es que te estás ofreciendo una comunicación a través de la emoción, la cual está identificando tu duda en tu interior que actualmente tengas la habilidad para crear lo que deseas, lo cual se traduce objetivamente en un anhelo.

Una vez que te permites volver tu atención lejos de los otros individuos y de lo que ellos están creando, te permites también ver lo que TU estás creando, cuál es TU expresión, cuál es TU conducta y las áreas en las que no estás confiando en ti misma y en tus habilidades, las áreas dentro de ti en que te disminuyes y en las que expresas falta de confianza en tus propias habilidades. Esto te ofrece la oportunidad para llegar a familiarizarte contigo misma y por lo tanto darte cuenta que te estás actualmente limitando, pues estás permitiendo que te influencien las elecciones de otros individuos o las creencias expresadas en masa con relación a tu sociedad , que te influencien dictándote lo que puedes o no puedes hacer o lograr. Cuando te permites examinar la influencia de estas creencias con las que te alineas, te ofreces también la oportunidad de gran libertad presentándote la elección.

En este presente ahora, no reconoces tus propias elecciones, pues tu atención se enfoca fuera de ti y las únicas elecciones que te presentas en reconocimiento son aquellas que dependen de las elecciones de los demás individuos. Por lo tanto, creas tremenda limitación y tu conocimiento subjetivo te responde ofreciéndote una comunicación, la cual se expresa en frustración y ansiedad.

Este es tu conocimiento subjetivo identificándote que en este presente ahora te estás definiendo tu expresión de negar tu propia elección y esto crea incomodidad en ti, pues la expresión natural de la esencia es permitir su propio flujo libre y ser creativa, para crear sus propias elecciones. Esta es una cualidad innata en ti como esencia: “libre albedrío y elección.” En los momentos que niegas aquellas expresiones innatas en tu interior, creas inmediatamente una comunicación para ti, identificando esa negación de ti misma y esto se expresa en la forma de emoción.

En esto, me expresas la pregunta ¿te permitirás continuar en la localidad física que has elegido – o no te permitirás? Y mi respuesta para ti es, esta es tu elección - ¿qué eliges? Reconoce que tienes la habilidad para elegir, prescindiendo de cualquier otra expresión o elección de cualquier otro individuo. ¿Te dirigirás a ti misma y te permitirás elegir, o continuarás permitiéndote depender sobre la elección de otros individuos y permitirás que eso te dirija?

En este presente ahora, estás permitiendo que otros individuos tengan el timón que maneja tu nave, pues tu atención se enfoca fuera de ti misma y mientras permitas que otros individuos manejen el timón de tu nave, puedes permitir también que dirijan tu nave en un ventisquero. ¿Te permitirás agarrar el timón de tu nave y manejarlo en la dirección que TÚ quieres?

IRENE: ¿Es esta una cuestión de fe, que tendré los recursos que necesito para hacer el trabajo aquí y el lugar y los estudiantes y cosas como esas? ,

ELÍAS: Es una oportunidad actualmente para ti, como una manera de hablar, para chequear tu propia confianza y tu propia habilidad en como puedes crear y crear tu realidad y lo que quieres. No es una cuestión de esperar o anticipar que te vengan recursos, sino confiar en ti y en tu habilidad que TÚ generarás aquellos recursos, pues esto es lo que quieres y tienes la habilidad para crear eso. Por lo tanto, tu desafío se expresa en confianza – tu concesión de ti misma para confiar en tus habilidades y que PUEDES generar los recursos, para crear y objetivar lo que quieres

IRENE: Eso también es verdadero en las relaciones…

ELÍAS: Si.

IRENE: …con la gente?

ELÍAS: Si. Esto se aplica en cada expresión en tu enfoque, cada dirección, cada expresión, este movimiento también se aplica. Son todas expresiones relacionadas con tu propia confianza y aceptación de ti misma y de tus propias habilidades.

Este término “habilidad” es tremendo, pues muchos de ustedes en el enfoque físico no reconocen objetivamente la importancia de este término de sus propias habilidades. Es la expresión de lo que eres CAPAZ de crear y no hay limitación en lo que eres capaz de crear en tu realidad física. La clave es tu CONFIANZA en tu habilidad donde tienes tu atención.

Tu atención es el timón que dirige tu nave. Tu nave es tu percepción. Sigue la dirección de tu atención. Tu percepción es el mecanismo que crea tu realidad física actual y cada manifestación en ella, cada movimiento en ella. Ningún otro individuo crea ningún aspecto de tu realidad. Tú la creas toda.

No tiene importancia que interacciones con otros individuos. Interaccionas con la energía de los demás individuos. Con lo que interaccionas en la forma y en la materia física actual, es con lo que tú, tu misma has creado a través del mecanismo de tu percepción y en esto, puedes crear eso de cualquier manera que elijas.

Pero si no estás familiarizada contigo misma, si no reconoces tus propias creencias y asociaciones que influencian tu percepción, si no tienes un conocimiento claro acerca de donde diriges tu atención y sobre lo que te concentras, permitirás también que aquellas creencias y asociaciones influencien automáticamente tu percepción y de ahí te parecerá que hay aspectos de tu realidad que están más allá de tu control, por así decir.

IRENE: Muchísimos.

ELÍAS: Y actualmente mi amiga, esto es incorrecto, pues tu generas todo eso en tu realidad. No tiene importancia que pueda expresarse en lo que percibes ser trabajo o relaciones o interacciones con objetos o tu mundo o situaciones. Puedes comprometer cualquier materia y tu percepción es la que creará la manifestación actual en tu realidad y esto se influencia tremendamente por tu atención y por donde se enfoca tu atención – y tu atención no se concentra sobre los pensamientos.

Esto es un mal entendido una definición-mala en tu dimensión física, que los individuos asocian su comprensión con el pensamiento. Tu concentración no se expresa con relación al pensamiento. Se expresa en tu atención y su dirección y tus creencias. Pues prescindiendo de tus pensamientos, lo que eliges se expresa directamente con relación a donde se enfoca tu atención y tu atención se enfoca en tus creencias y en tus asociaciones con tus creencias concernientes a tu realidad.

Si te estás expresando que tu creencia es que debes esperar a los otros individuos para crear las decisiones con relación a ti misma, no estás poniendo atención a tus propias elecciones y no estás dirigiéndote para poner atención en ti misma. Estás poniendo atención en los demás individuos y te estás permitiendo expresar las respuestas automáticas a las creencias.

IRENE: ¿De modo que si yo creo que estoy supuesta a estar aquí, eso influenciará sus decisiones para permitir que eso suceda?

ELÍAS: No es una cuestión de tratar de expresarte una creencia a ti misma o de cambiar una creencia. Esta es una trampa común que se expresa por los individuos en tu realidad física. Vuelves tu atención a tus pensamientos y te expresas, “Claro, si cambio mi creencia y me expreso a mi misma que ahora creo que tengo la habilidad para permanecer en esta localidad física, crearé eso.”
No, no estás cambiando una creencia. Estás simplemente enmascarando la creencia expresándote un pensamiento. Esto no cambia tu creencia.

Lo que altera tu percepción y de ahí altera tu realidad, es reconocer que tienes una creencia que te expresa tu negación de tus elecciones y una vez que reconoces que tienes esa creencia, te permites el permiso para no moverte en la respuesta automática de esa creencia, reconociendo que prescindiendo de tus creencias, continúas incorporando elección. No tiene importancia que puedas tener una creencia. Puedes elegir fuera de la alineación con esa creencia. No estás sujeta a ella, no estás limitada, sino simplemente que existe.

Esta es la libertad en la aceptación de las creencias, no tratar de cambiar las creencias – pues no las cambias - y no tratar de eliminarlas. Ellas son un aspecto del diseño de esta dimensión física, por lo tanto, no se eliminarán. Pero ACEPTANDO las creencias que tienes, neutralizas la expresión de ellas y te permites la libertad de elección, lo cual te da validez y te ofrece la expresión de confianza que actualmente tienes la habilidad para dirigirte a ti misma y para generar lo que quieres en la manifestación física.

La manera cómo esto se traduce con relación a tu realidad física actualmente, ES lo que te parece ser que altera las expresiones de los demás individuos. No estás creando las elecciones de los otros individuos o su realidad, sino que estás creando tu realidad y tus elecciones y todo lo que ves, como he establecido, en tu realidad. Aún los otros individuos en la manifestación física de ellos, se crea por ti.

Por lo tanto, muy realísticamente, cuando vuelves tu atención a ti misma y expresas confianza en tu habilidad para crear lo que quieres, prescindiendo de lo imposible que parezca ser y expresas el riesgo de permitirte mover en dar el primer paso de crear eso, actualmente alteras la expresión física del otro individuo, pues el otro individuo es tu propia proyección.

Pero cuando continúas viéndote teniendo interacción con el otro individuo como separados de ti y no como tu creación, automáticamente te expresas a ti misma también la inhabilidad para crear lo que quieres, pues tu no creas al otro individuo. Esto es correcto, tu no creas al otro individuo como un enfoque de la esencia, sino que creas eso con lo que te relacionas recíprocamente. En realidad, cuando interaccionas con cualquier otro individuo a través de la totalidad de tu dimensión física, estás interactuando con su expresión de energía. La manifestación física es tu creación.

IRENE: ¿Así es que si puedes cambiar a alguien… otra persona trata de cambiar mi energía también, como yo tratando de cambiar su energía?

ELÍAS: ¡No! Es innecesario CAMBIAR la expresión de energía de cualquiera otro individuo o que cualquier otro individuo cambie la tuya. Tu expresas tu proyección de energía, esa energía se recibe por el otro individuo y él crea su propia traducción de ella, con relación a lo que él está creando en su realidad. Y de la misma manera, otros individuos te proyectan energía. Tu traduces esa energía a través de tu percepción y la proyectas exteriormente en una manifestación con relación a la dirección que estás creando.

Todos ustedes están interconectados y son interactivos, debido a que actualmente no hay separación, pero hay una ilusión de separación en la individualidad en cuando a la manera como crean su realidad. Cada uno de ustedes individualmente crea las manifestaciones físicas de su realidad. La energía se intercambia continuamente. La manifestación física es lo que TÚ creas que sea.

Por lo tanto, Permitiéndote volver tu atención a ti misma, permitiéndote familiarizarte con tus motivaciones, tus creencias, tus expresiones actuales y tus creaciones y la manera como te ves a ti misma y a tus habilidades, te ofreces también la oportunidad para ofrecerte tu propio permiso para elegir lo que quieres.

IRENE: Permíteme ver si entiendo. Así es que en el presente quiero permanecer aquí, pero yo me veo a mí misma como una víctima de las circunstancias. Tengo que aceptar esa creencia y elegir… yo no puedo elegir cambiar la creencia…

ELÍAS: Correcto.

IRENE: ¿…yo elijo cambiar como tratar con la creencia?

ELÍAS: Eliges volver tu percepción y en esto, eliges confiar en ti misma, volver tu atención hacia ti misma, no concernirte con las elecciones o circunstancias de otros individuos.

Pero volviendo tu atención a ti misma, eliges ofrecerte elección. No tiene importancia lo que expresas en tus creencias. Lo que importa es que reconozcas las creencias y reconozcas que prescindiendo de tus creencias, TIENES ELECCIÓN. No estás sujeta a las creencias.

IRENE: Muy bien, así es que creo que todavía estoy confundida que no puedo cambiar la creencia, pero puedo elegir no responder en base a esa creencia.

ELÍAS: ¡Sí! Precisamente.

IRENE: Muy bien… muy bien.

ELÍAS: Ejemplo…

IRENE: Si, eso ayuda.

ELÍAS: …puedes tener la creencia que si comprometes la acción de caminar en tu calle y crear una colisión [choque] entre tu cuerpo y un vehículo que está pasando en tu calle, que automáticamente, expresarás físicamente daño en tu forma física. Esta puede ser una creencia muy fuerte, pero en cualquier momento particular, sin pensamiento – pues el pensamiento es simplemente una traducción de las comunicaciones que te ofreces – sin pensamiento, puedes comprometer esta acción y crear una colisión [choque] entre tu y un vehículo y también puedes no crear ningún daño físico en tu forma y estar sorprendida objetivamente.

La elección no requiere pensamiento. La elección requiere atención, pero la atención no está enteramente o siempre asociada con el pensamiento. Esta es la razón por la que es importante reconocer donde se dirige tu atención, pues esta será la que dirige tu elección, no el pensamiento necesariamente.

IRENE: ¿De modo que cuando despierto a las 3 AM., y tengo todos estos pensamientos locos, estoy supuesta a tratar de ignorarlos?

ELÍAS: Puedes reconocer la dirección de tus pensamientos y en estos momentos volver tu atención a otra expresión tuya. Primero de todo, vuelve tu atención al ahora, pues el pensamiento es muy eficiente para proyectar en la dirección del pasado y futuro y distraer tu atención objetivamente del ahora.

Por lo tanto, cuando despiertas de tu estado de sueño y notas y reconoces que tus pensamientos se están moviendo en muchas direcciones y expresiones diferentes, ¿te permites volver y poner atención a la dirección de tu atención en el ahora – lo que estás creando en el ahora, no lo que anticipas en el pensamiento con relación al futuro o al pasado, sino lo que estás creando en el momento presente ahora?

Pon atención a tus comunicaciones. ¿Te estás ofreciendo una emoción en el momento? Las emociones no son reacciones, las emociones son comunicaciones. Ellas [las emociones] se expresan acompañadas de una señal que identificas y defines como una expresión particular – alegría, felicidad, afecto, tristeza, enojo, frustración, ansiedad, decepción. Estas son señales.

La emoción es el movimiento de energía que acompaña la señal. La señal se ofrece para ganar tu atención objetiva. Una vez que gana tu atención, te mueves para definir cual es el mensaje de la emoción. El mensaje de la emoción es una identificación clara para ti de lo que estás actualmente precisamente creando en ese momento particular al que no estás poniendo atención objetivamente. La razón por la que creas una emoción es para comunicarle a tu conocimiento objetivo la identificación de eso que tu conocimiento objetivo no le está poniendo atención.

En esto, en estos momentos en que notas el caos del pensamiento, te permites volver y poner atención a lo que actualmente estás creando en el momento. Si te estás ofreciéndote una emoción en el momento, te permites explorar lo que te estás comunicando a ti misma. Esto te ofrece tremenda información.

Si estás experimentando ansiedad, te permites identificar y definir en tu expresión, lo que es la expresión de ansiedad. ¿Dónde dentro de ti estás generando con relación a esa expresión? ¿Dónde se mueve tu atención? ¿En qué dirección – anticipación y expectación de lo que puedes o no puedes generar en el futuro? ¿Qué estás generando en el ahora? Pues lo que generas en el ahora, es lo que creará esa manifestación futura.

IRENE: De modo que cuando despierto con el miedo y la ansiedad, eso es expresando mi interés y pensamientos acerca del futuro.

ELÍAS: Correcto y tu falta de confianza en ti misma para generar lo que quieres y crear en el ahora.

IRENE: Justamente. Así es que ese es el punto, estoy supuesta a enfocarme sobre mi respiración y el ahora, o en lo que estoy escribiendo en el ahora, o…?

ELÍAS: Enfócate sobre permitirte tirar tu atención al ahora, dejar de proyectar al futuro o al pasado. Permítete notar la tensión física que estás creando, permítete relajar y te permites poner atención a lo que estás actualmente creando en el momento.

Si estás expresando temor, reconoce lo que está generando esa expresión de temor. ¿Estás creando actualmente una acción en ese momento particular que es para ti amenazante? Puedo expresarte mi amiga, que muchas veces no. En el momento el temor se genera por medio de las expectaciones y anticipaciones del futuro y tu falta de confianza en ti misma en el ahora.

IRENE: Justamente. Pero todavía estoy teniendo problemas pensando acerca de lo que estoy supuesta hacer para generar el ahora en lo que quiero que sea el futuro.

ELÍAS: Continúa simplemente teniendo tu atención en el ahora. No es una cuestión de qué debieras hacer o lo que necesitas hacer. Lo ESTÁS haciendo permitiéndote practicar la confianza en ti misma. Pues confiando en ti misma en cada momento y teniendo tu atención en el ahora Y sobre ti misma, te permitirás elegir expresiones que generarán lo que quieres. Tu bloqueas esa acción por medio de proyectar tu atención continuamente en el futuro y exteriormente sobre los otros individuos.

Esta es la acción de permitir un flujo libre. Permitiendo el flujo libre, no necesitas crear control. Permitirás el “hacer” simplemente en Ser.

Lo que estás creando es el flujo de tu río individual y crear represas en muchas secciones de tu río, obstruyen su flujo natural, tratando de controlar su flujo y su dirección y removiendo las represas, fluirá libremente. Es innecesario que estés controlando ese flujo. No necesitas, en tus términos, proyectar más adelante su destino, por así decir. Forjará su dirección simplemente en su flujo. (Pausa)

IRENE: Estoy todavía confundida. En el presente, mientras estoy sentada aquí, estoy tratando de pensar lo que literalmente estoy supuesta hacer. Si me enfoco en el presente, me estoy enfocando que estoy en mi escritorio, estoy trabajando sobre un papel o una propuesta grande o una carta para alguien, pero todo esto tiene resultados futuros.

ELÍAS: (Gentilmente) Y esto es lo que te estoy expresándo mi amiga. Los resultados futuros no importan, pues ellos se logran ahora. Te ofreces una oportunidad en este mismo momento presente para practicar lo que te estoy expresando.

¿En este momento presente, qué estás creando? ¿Qué estás comprometiendo?

IRENE: Estoy tratando por ejemplo, de escribir un convenio que proveerá dinero para apoyar mi investigación, de modo que pueda permanecer donde quiero estar.

ELÍAS: ¡No! En este momento presente estás comprometiendo conversación conmigo.

IRENE: Muy bien. (Risas)

ELÍAS: No estás escribiendo, no estás proponiendo – no estás tratando de adquirir un convenio. En este momento estás tratando de ofrecerte información por medio de comprometer conversación conmigo. Pero te estás distrayendo por medio de proyectar tu atención en el futuro en este omento y concernirte con otras acciones que presentemente no están ocurriendo.

Esta es la creación de la confusión. ¿Cómo puedes crear eficientemente el ahora y elegir tu dirección si tu atención no está presente en el ahora?

IRENE: Eso es lo que no… ¿cómo puedo elegir mi dirección para el futuro cuando estoy en el ahora?

ELÍAS: Debido a que esto [el ahora] es done se crea tu futuro.

Permíteme expresarte genuinamente mi amiga, si estás confiando en ti misma AHORA, crearás manifestaciones que reflejarán eso en el futuro. Si no tienes tu atención en el ahora y generas tu confianza de tu habilidad AHORA creas AHORA lo que quieres, crearás precisamente lo que tu atención está expresando ahora.

Ejemplo: Tu me expresas, “estoy comprometida en un trabajo que me disgusta en otra localidad física. Comprometo también actividad que prefiero en esta localidad física presente. No deseo volver a la otra localidad física y comprometer la actividad que me disgusta.” Pero tu atención no se dirige a ti misma en el ahora, se dirige a las expresiones futuras del temor. ¿Por lo tanto, qué estás creando en el ahora? Temor, disminuirte y una expresión de ansiedad y falta de confianza en tu propia habilidad. ¿Por lo tanto, qué crearás? La manifestación de aquellas expresiones.

IRENE: Entonces, dame el giro positivo sobre eso. Me diste el giro negativo, dame el giro positivo.

ELÍAS: En el ahora, cuando vuelves tu atención hacia ti misma y te permites confiar en tu habilidad, creas eso.

Permíteme ofrecerte otro ejemplo. Hipotéticamente, puedes estar comprometida en interacción con otro individuo y en la interacción con el otro individuo, puedes expresar afecto por este otro individuo y en ese afecto, puedes querer comprometer interacción en una concesión de la expresión de afecto con este otro individuo.

Ahora puedes presentarte una expresión de una elección diferente con relación a este otro individuo. Por lo tanto, el otro individuo puede expresar que su atención o su elección no es comprometerse en una expresión de afecto contigo. Lo que se crea y se expresa subyacentemente en ese momento es tu propia falta de confianza en que puedas crear lo que quieres en esta situación.

Te estás expresando que tu elección para permitirte crear una cierta expresión depende sobre la elección del otro individuo y actualmente no lo es. Pues cuando empiezas a familiarizarte con estas creencias que tienes, puedes reconocer también que lo que estás expresando es tu propia negación de ti misma y lo que quieres en el momento, pues tu atención se proyecta fuera de ti, sobre el otro individuo.

Cuando vuelves tu atención a ti misma y te ofreces permiso para crear TU expresión de afecto en el momento para el otro individuo, esto altera automáticamente tu realidad, pues estás poniendo atención en el ahora y ese AHORA crea el futuro. Si te expresas en el ahora, “no puedo crear mi expresión de afecto para este individuo, pues él no está eligiendo expresar afecto por mí,” niegas tu elección.

¿Por lo tanto, qué creas? Creas desilusión y te niegas tu propia expresión y no creas la concesión de la expresión de afecto para el otro individuo. ¿Correcto?

IRENE: Si. ¿Si sigo sólo en el momento con el sentimiento de afecto por esa persona, esa persona responderá amablemente?

ELÍAS: ¡S! Pues es tu creación, es tu concesión. Y la manera en la que logras esto es poniendo atención en el ahora, confiando en tu habilidad y no dudando que puedes generar físicamente lo que quieres.

IRENE: ¿Y eso es verdadero en todas las cosas alrededor, es eso lo que estás diciendo.

ELÍAS: Si.

IRENE: Esa es una analogía muy buena, debido a que no le está diciendo a la persona, “tienes una elección en quererme.” Estoy sólo diciendo simplemente, “no estoy siquiera pensando allí, estoy sólo pensando en mi amor por ti.”

ELÍAS: Correcto.

IRENE: Y en mi trabajo no es una cuestión de si ellos eligen contratarme, es pensando en el amor al trabajo que yo tengo.

ELÍAS: Correcto y permitiéndote expresar esto, pues atraerás hacia ti la misma expresión. La energía que expresas es lo que crearás.

IRENE: ¡Ay, bendición! ¡Me tomó un tiempo comprender esto! (Elías se ríe) Veo lo que estás diciendo. (Emocionadamente) Me encanta lo que hago y así justamente debiera hacerlo y sentir amor por lo que hago mientras lo estoy haciendo…

ELÍAS: Correcto.

IRENE: …y no ir más allá de eso en ninguna parte de mi vida.

ELÍAS: Correcto.

IRENE: …Ay dios mío.

ELÍAS: Ofrécete permiso mi amiga para crear lo que quieres, pues este es tu deseo y esta es TU preferencia. Esta es tu expresión.

IRENE: Pero no es ni pensando donde va, es sólo pensando donde es…

ELÍAS: Ahora.

IRENE: …ahora.

ELÍAS: Correcto y permitiéndote la apreciación genuina de esa expresión y de ti en el ahora u el futuro surgirá de esto.

IRENE: ¡Gracias!

ELÍAS: No hay por qué.

IRENE: Pienso también que terminó nuestra hora, aunque me gustaría continuar! (Riéndose)

ELÍAS: ¡Ja, ja, ja! Te extiendo una invitación abierta que siempre estoy disponible para ti.

IRENE: Gracias.

ELÍAS: No tienes que agradecer. Te expreso mi energía también en gran aliento y en una expresión de estar contigo subjetivamente, para que puedas recordar continuar enfocando tu atención sobre la apreciación de ti misma. Puedes mirar objetivamente mis expresiones de energía en tonos azules y sabrás objetivamente que estoy presente contigo.

IRENE: Muy bien, azul. ¡Gracias!

ELÍAS: De nada mi amiga. Te expreso tremendo afecto y estoy a la espera de nuestro próximo encuentro. Para ti este día, au revoir.

IRENE: Au revoir.

Elías se va a 12:39 PM.