Sesión 1392


“El enorme poder potencial de la onda de la verdad”
“Las expectativas y la felicidad”
“La felicidad no se adquiere”

(La sesión de la felicidad)

Sesión 1392
Jueves, Julio 17, 2003 (Privada, en persona)

Traducción: Olga Zuvic D.

“El enorme poder potencial de la onda de la verdad”
“Las expectativas y la felicidad”
“La felicidad no se adquiere”

Participantes: Mary (Michael) y ANÓNIMO.

Elías llega a 2:11 PM.

ELÍAS: ¡Buenas tardes!

ANÓNIMO: Buenas tardes.

ELÍAS: ¡Y nos encontramos en proximidad física!

ANÓNIMO: (Riéndose) Sí, así es! (risas de Elías) Es bueno hablarte de esta manera.

ELÍAS: ¿Y cómo procederemos?

ANÓNIMO: ¿Haré mis preguntas?

ELÍAS: Puedes.

ANÓNIMO: Te las leeré.

ELÍAS: Muy bien.

ANÓNIMO: Cerca de un año atrás, algo me sucedió que me hizo dar cuenta en ese momento que yo era parte de un todo, que pertenecía a ese todo, tal como yo soy. Durante cerca de tres meses me sentí estáticamente feliz, sabía lo que era estar enfocada en mi misma y en el ahora, sentía enorme confianza en mí. Justo antes de eso, estuve experimentando durante unas pocas semanas, los peores temores que he tenido – eran acerca de estar sola. ¿Puedes decirme algo acerca del período de los temores y acerca del período del éxtasis?

ELÍAS: Primero de todo, ofréceme tus impresiones concernientes a ambos períodos.

ANÓNIMO: Bien, pienso que durante largo tiempo en mi vida siempre he querido estar con alguien en una relación romántica. Realmente siempre quería estar en una relación simbiótica con alguien. En ese tiempo terminé mi relación y por primera vez estuve sola realmente. Pienso que el temor de estar sola funcionó mucho en ese período.

ELÍAS: ¿Y qué más? No es solo estar sola.

ANÓNIMO: Tenía miedo, no pertenecía a nadie, tenía miedo de no tener identidad – ese era mi temor más grande, no tener una identidad.

ELÍAS: ¿Y que crees que influenciaba ese temor? ¿Cuál creencia evalúas que influencia esa situación en la que experimentaste ese gran temor y no sentirte confortable?

ANÓNIMO: ¿Bien, talvez la creencia de que tengo que estar con alguien para tener una identidad?

ELÍAS: Correcto, que es muy fuerte, eso se tiene como una creencia en masa, que si no haces empareja con otro individuo, no eres completa. Por lo tanto hay un aspecto de tu identidad que se amenaza, pues tu identidad puede ser completa solamente si te encuentras en una situación romántica con otro individuo – lo cual puedo expresarte que no es verdad, sino que es una de tus verdades.

Como puedes estar enterada, en este tiempo te involucras, como todo otro individuo en esta realidad física lo hace, en esta onda nueva de la conciencia que se dirige al sistema de creencia de la verdad, que es extremadamente poderoso, pero que puede darte poder cuando empiezas a reconocer cuales son tus verdades, pues las tienes muy firmemente en las creencias que expresas y, por lo tanto, no las cuestionas. En esto, como en tu ejemplo, el hecho que no las cuestionas y las consideras absolutas, influye en ti en gran parte.

Ahora; al estar bien enterada objetivamente de lo que son estas verdades que tienes y que expresas, te empiezas a ofrecer también la libertad para elegir y para reconocer cuales pueden ser tus verdades, pero que ellas no son 'la' verdad, no son absolutas.

Ahora; parte de lo que experimentaste es esto precisamente, que sin analizar objetivamente todas estas creencias y sus efectos o sus influencias, lo que te permitiste experimentar fue la expresión de una de tus verdades – en eso, ves un aspecto de esa verdad, que puede ser muy limitante y muy doloroso.

Pero las verdades son creencias intrincadas, pues en asociación con las verdades expresan muchas influencias diferentes, algunas de las cuales pueden considerarse positivas, algunas pueden considerarse negativas – algunas pueden expresarse emocionalmente, algunas con el dolor y el temor – todas se asocian con la misma creencia que se ha convertido en absoluto, de modo que es una de tus verdades.

Ahora en esto, subsecuente a tu concesión para presentarte a ti misma con un ejemplo de una de tus verdades – que no eres completa en tu identidad si no estas emparejada con otro individuo – te permites seguir en lo que se puede llamar el aspecto negativo de esa verdad. Pero te has permitido también seguir en lo que se puede llamar el aspecto positivo, asociado también con esa verdad. Que si concentras tu atención en ti misma y pones atención en el ahora, te expresas más completamente a ti misma y tu libertad.

Por lo tanto proyectas al exterior un tipo de energía diferente, que en la conciencia y en la energía en tu dimensión física se expresa exteriormente, llega a ser un tipo de guía en la energía, que en realidad es muy atractivo para los otros individuos que desean expresarse de la misma manera.

Todos ustedes desean expresar su propia libertad y apreciación genuina de ustedes mismos, pues si realmente te aprecias a ti mismo, puedes realmente apreciar a los demás individuos y esta es la razón por la que es energía atractiva. En esa expresión atraes naturalmente a otros individuos, y puedes crear de manera más eficiente precisamente lo que quieres en asociación con esa verdad de generar otra relación con otro individuo o incluso con el mismo individuo – depende de lo que quieras y de la dirección que sigas. Pero el punto es que generas un tipo diferente de energía, que continúa en alineación con esa creencia de emparejarte con otro individuo.

ANÓNIMO: Pero sentía mucho menos limitación y no me siento como que dependo ahora de alguien.

ELÍAS: Correcto, pues te has ofrecido estas experiencias en asociación con esa verdad. Por lo tanto, te ofreces elecciones y mucha más libertad.

Ahora; eso no significa que la creencia se ha eliminado, no lo ha hecho y continúa expresándose, pero…

ANÓNIMO: En libertad.

ELÍAS: Sí, pues en lo que te has movido es en una aceptación de esa creencia y por lo tanto, te permites manipular tu energía en la manera en que puedas continuar expresando tu libertad, y manipulas la creencia en maneras que sean beneficiosas para lo que quieres, no para lo que no quieres.

Ahora; permíteme expresarte también una identificación – aceptar una creencia no es una acción que generas una vez y por lo tanto está para siempre después. Continúas presentándote oportunidades para aceptar continuamente esa misma creencia. Pero una vez que la has identificado y una vez que te has permitido esa libertad y sigues en una expresión de poner atención en ti misma, y sigues en una dirección en la que no generas aquellos patrones que han sido previamente familiares…

ANÓNIMO: ¿Cómo sentir miedo de estar sola?

ELÍAS: Sí - empiezas a ofrecerte más refuerzo de tu propia confianza y aceptación – de modo que en cada situación que encuentres una oportunidad para aceptar una vez más esa creencia, llega a ser más fácil y más fácil y más obvio – respondes inmediatamente pues reconoces “vaya, ahí está otra vez esa verdad, pero tengo elecciones,” es mi decisión la manera como responderé, como moveré mi energía, como recibiré, como me expondré y como me expresaré.”

ANÓNIMO: ¿Son esas verdades de las que hablas, de una clase de creencia mayor y toda las personas tienen unas pocas de ellas?

ELÍAS: Sí.

ANÓNIMO: ¿Cuántas serían?

ELÍAS: Eso depende del individuo. Permíteme expresarte, cada individuo en tu realidad física – todos ustedes incorporan todas las creencias de todos los sistemas de creencias, pero expresan unas pocas de cada sistema de creencias.

Ahora; Todas las demás están latentes, no se expresan están disponibles para ustedes, y son innumerables – por lo tanto incorporas enorme libertad. No es una cuestión de cambiar una creencia o de eliminar una creencia, sino de reconocer y por lo tanto elegir también expresar talvez otra creencia.

Ahora en esto, de esas creencias que expresan, algunas de esas creencias las reconocen como creencias – las identifican, reconocen las conductas que se asocian con ellas, y reconocen el proceso de pensamientos que se asocia con estas creencias, pero las identifican también en la categoría de ser solo creencias, ya que hay creencias que ustedes consideran ser inferiores.

Entonces hay verdades, que en sus asociaciones se categorizan de maneras diferentes – esas no son creencias, simplemente existen– no se preguntan acerca de ellas – son absolutas. Por lo tanto no son creencias, pues en tu evaluación de las creencias son una expresión que ustedes creen o no creen, simplemente son y hay algunas expresiones que no son una cuestión de si las creen o no las creen, ellas son y son simplemente universales.

Esto es lo que se convierte en una verdad. No es verdad, pero…

ANÓNIMO: Pero crees que lo es.

ELÍAS: Correcto, y no te haces las preguntas y es un absoluto – por lo tanto tus elecciones son extremadamente limitadas. He ofrecido un ejemplo previamente a otros individuos que es muy sencillo – en eso, una verdad que puede ser identificada, que el sol en su órbita se levanta y se pone cada día en ciertas posiciones, eso es una verdad con muchos individuos pues es incuestionable y absoluto. Simplemente ocurre. Es incontrolable y no hay otra elección – es lo que es. Pero esto depende de tu posición en tu realidad física – el sol no sale y se pone cada día, se levanta y permanece así, pues depende de tu posición y eso depende de tu percepción, y tu percepción crea tu realidad.

Ahora en esto, una vez más depende de tu posición – tu cultura, tu localidad física, las creencias expresadas en masa en esa localidad que se refuerzan por todos los participantes que ocupan la localidad, que incorporan ciertos absolutos que llegan a ser sus verdades. Lo que es importante que ustedes reconozcan objetivamente, es que éstas no son realmente verdades, son creencias fuertemente incuestionables.

ANÓNIMO: ¿Entonces esas, de acuerdo a ti, son talvez de mayor importancia aceptar, ya que para los individuos son muy fuertes?

ELÍAS: Permíteme expresarte la importancia de estas creencias, ya que son muy fuertes, es que si te permites identificar y examinar estas verdades, empiezas automáticamente a darte cuenta objetivamente de la importancia de que no hay absolutos. En esa acción puedes continuar expresando tus verdades, pues como he establecido, cada una incorpora algunos elementos que prefieres – no son incorrectas, pero reconoces que para ti y para tu percepción son particulares, y que otros individuos pueden incorporar diferencias y que eso no es incorrecto tampoco. Por lo tanto, eliminas las críticas con relación a ti misma y a los demás individuos.

Ahora; en esa acción en asociación con estas verdades, las otras creencias que incorporas, que son creencias expresadas, empiezas a asociarlas automáticamente de la misma manera –no requieren mucha evaluación, no requieren análisis y muchas veces no requieren esfuerzo ni pensamiento, porque las otras creencias las identificaste como creencias. De modo que estás consciente de ellas, aunque temporalmente puedes continuar luchando con algunas, éstas se identifican.

Por lo tanto, dirigiéndose a las verdades, las otras creencias no son inferiores, simplemente se expresan de maneras diferentes y entonces se aceptan fácilmente. Este es el poder de esta onda particular. Está incorporando un potencial enorme.

ANÓNIMO: ¿Y talvez también trauma?

ELÍAS: Ese es también un potencial. Si los individuos eligen seguir en oposición a esta onda, pueden generar enorme trauma – pero contrariamente si eligen seguir en conjunto con ella y no en oposición a ella, pueden darse poder y liberación extremadamente.

ANÓNIMO: Dijiste que yo estaba experimentando los aspectos positivos del sistema de creencias…

ELÍAS: Sí.

ANÓNIMO: …pero después de pocos meses el sentimiento de felicidad se desvaneció lentamente - eso me hizo sentir triste y sin tener poder, y enojada – no solo se fue el sentimiento, sino también muchas cosas importantes en mi vida fueron incorrectas y parecieron perderse, si fuese como un castigo, como si yo estuviese haciendo algo incorrecto. Fue tan en contraste con el sentimiento que tuve el verano pasado.

¿Puedes decirme la razón por la que el sentimiento de felicidad se desvaneció y la razón por la que experimenté lo opuesto a ese sentimiento,? sentía como que no podía confiar en nada. Lo que más me frustró es ¿por qué crearía semejante felicidad para mí y entonces lo perderla otra vez? ¿Puedes explicar?

ELÍAS: ¿Y tus impresiones? Mira lo que has experimentado, mira en lo que participas y lo que haces, esto es importante.

ANÓNIMO: ¿En esta experiencia?

ELÍAS: Sí.

ANÓNIMO: Bien, siento que mucho de ello tiene que ver con la confianza.

ELÍAS: Lo que es muy general, seamos específicos – mira en lo que participas, mira lo que realmente has hecho, lo que identificas como tu momento decisivo, por así decir.

ANÓNIMO: El primero se desapareció, el sentimiento de felicidad y…

ELÍAS: Muy bien, detente.

Ahora; estás identificando ahora esa experiencia, ese sentimiento empezó a desvanecerse. ¿Qué estabas haciendo en ese entonces?

ANÓNIMO: La primera cosa que me viene a la mente es que yo estaba en Francia. ¿Tiene esto algo que ver con las expectativas?

ELÍAS: Parcialmente, pero continúa. Esto que estamos hablando es importante, pues puede ayudarte a identificar lo que realmente estás haciendo que genera estas vueltas – por lo tanto estabas en vacaciones…

ANÓNIMO: …en Francia, estaba esperando disfrutarla mucho, porque muchas veces he tenido este sentimiento de felicidad cuando estoy en la naturaleza, cuando he estado mirando los árboles y el pasto y las cosas verdes. Pensé que disfrutaría esta vacación ya que era en la montaña y en la naturaleza – no sé la razón pero no sentí nada de ese sentimiento - me sentí muy triste y deprimida. Había dejado de fumar unas pocas semanas antes de eso – esas son mis impresiones.

ELÍAS: Por lo tanto generaste una expectativa e incorporaste moverte a esta localidad física teniendo esa expectativa. Subsecuentemente experimentas desilusión, lo que es el comienzo de lo que llamas infelicidad.

¿Ahora, la desilusión se genera de qué?

ANÓNIMO: ¿De la expectativa [esperanza] que iba a disfrutar mi vacación?

ELÍAS: Correcto. ¿Pero entremedio qué haces? Tienes la expectativa, viajas, estás ahora en la localidad, la expectativa continúa, y estás… ¿En qué estás poniendo atención?

ANÓNIMO: No en el ahora. ¿Es eso lo que quieres decir?

ELÍAS: Sí.

ANÓNIMO: Debido a que cuando tienes expectativas, es siempre alguna cosa que está en el futuro, estás esperando que suceda y no sucede, y en el mismo momento no enfocas tu atención en ti misma y en el ahora.

ELÍAS: Correcto, y sobre lo que quieres, por lo tanto no estás generándolo, pues tu atención esta sobre la expectativa.

Ahora; lo que es peligroso con relación a las expectativas, no es simplemente que sean proyecciones en el futuro, sino que las expectativas se expresan también en una manera que ustedes como un individuo generan una asociación de alguna acción o evento o situación que ocurrirá – no que ustedes lo crearán, sino que solo ocurrirá. ¿Por lo tanto, dónde está tu atención? Fuera de ti, en asociación con la expectativa que algún evento fuera de ti se presentará. Por lo tanto, ya no estás dirigiendo ¿de acuerdo?

ANÓNIMO: Eso es como se sintió cuando me llegó, como una manera de hablar, eso es como se sintió – estaba simplemente allí, se sintió como que me sucedió a mí…

ELÍAS: Correcto.

ANÓNIMO: …y no sentí como que era… Bien, tuve algunos momentos en el auto cuando no estaba manejando, y miraba afuera para ver los árboles y los prados y entonces fui capaz de hacer que me viniese el sentimiento. ¿Es eso lo que quieres decir, que tengo que hacer contacto conmigo misma?

ELÍAS: Sí, y generar, en lugar de seguir con tu concentración y atención en la expectativa.

Ahora; esto no tiene que ver con los otros individuos, esto tiene que ver contigo y con tu ambiente. ¿Por lo tanto, qué te ha decepcionado? Tu ambiente te ha decepcionado, pero en realidad la decepción se generó dentro de ti, pues te decepcionó que no estabas generando la experiencia que esperabas.

Continúas concentrando tu atención sobre la expectativa, lo cual es una proyección al futuro, te niegas las elecciones en el ahora, de modo que no te permites crear o generar esa experiencia que quieres – que la puedes cambiar en cualquier momento, incluso la experiencia de la decepción, si vuelves tu atención hacia ti y reconoces que esta decepción se originó de ti misma. Puedes cambiar eso en cualquier momento creando una experiencia muy diferente.

Ahora; lo que llega a ser una trampa para ti y para muchos individuos – puedo expresarte, realmente no estás sola (riéndose) pero la trampa se presenta en que generas esta señal emocional y vuelves tu atención a esa señal, no vuelves tu atención al mensaje que trata de expresarte: “estás desilusionada porque no estás cumpliendo tu expectativa. Detente, pon atención y permítete la libertad para elegir y para actuar y para hacer y crear tu experiencia y no ser una víctima.” Pero sin el mensaje la concentración sigue en la señal, que es el sentimiento.

ANÓNIMO: De desilusión.

ELÍAS: Sí, el sentimiento llega a ser más fuerte pues el mensaje no se recibe, así que la señal es más fuerte para obtener tu atención. Lo que ocurre es que mueves tu atención inmediatamente hacia la señal y ésta se pone más fuerte y llega a ser confusa.

Ahora; se pone más difícil identificar lo que precisamente está comunicando la señal – puede haber empezado como desilusión [o decepción] y continuar siendo desilusión, pero a medida que aumenta en intensidad, empiezas a expresar confusión y tratas de identificar los tipos diferentes de señales, empiezas a relacionar diferentes símbolos con lo que fue tu mensaje original.

ANÓNIMO: ¿Es esa también la razón por la que muchas cosas no salieron bien en ese invierno? ¿Hubo también alguna clase de señales confusas?

ELÍAS: Mientras generas estas "bolas de nieve" [que aumentan progresivamente según se desplazan], por decirlo así, las señales se ponen confusas, el mensaje no se recibe.

Ahora; la señal aumenta, por lo tanto continúas automáticamente poniendo atención a eso y continúas perpetuándolo y empiezas a sentir – ya que todavía no te diriges al mensaje, sino solo al sentimiento -, lo empiezas a sentir más y más intenso, pero el sentimiento se pone confuso. Se mezcla, por así decirlo, con la desilusión, con la tristeza, con la ansiedad, con el temor, empiezas a generar más y más señales, porque te estás fijando solamente en las señales.

En esto, al continuar concentrándote en las señales ¿qué es lo que generas? Empiezas a generar un intento de traducir, lo cual es pensamiento – empiezas ahora a tratar de traducir las señales con el pensamiento, pero no te has ofrecido la información del mensaje que es la emoción. En esto, tu proceso de pensamientos está incorporando información inadecuada y, por lo tanto, la traducción es inadecuada.

ANÓNIMO: ¿Entonces el castigo es una traducción incorrecta?

ELÍAS: Sí, pero aunque el pensamiento no crea tu realidad, ya que no lo hace - puedes pensar y pensar y pensar y esto no creará necesariamente ninguna manifestación – lo que es importante en la asociación con el pensamiento es que traduce la información que le ofreces, prescindiendo de lo ligera que ésta pueda ser.

Ahora; en asociación con eso está también traduciendo el tipo de energía que proyectas, pues recibe la información concerniente a tu energía y donde está tu atención, por lo tanto el elemento importante del pensamiento es que traduce el tipo de energía que estás proyectando. Eso es importante pues a medida que identificaste las situaciones, éstas empezaron a ser incorrectas y las expresiones diferentes en tu enfoque eran incómodas y te pareció que continuaban y aumentaban naturalmente - esto es lo que proyectas en energía. Lo que proyectas en energía exteriormente lo estás también reflejando de modo automático, de modo que si tu concentración se mantiene sobre estas señales de incomodidad, vas a generar la imagen que refleja esa incomodidad o disminución de ti misma. Y una vez que empezaste a sentirte desilusionada y triste por la decepción, empezaste a disminuirte a ti misma.

ANÓNIMO: ¿Entonces qué tengo que hacer para dar vuelta eso? Dijiste que me enfoque en mí misma y me enfoque en el ahora (riéndose), ¿algún consejo?

ELÍAS: Me doy cuenta que eso te parece demasiado simple, y estoy enterado de la energía que se proyecta hacia mí, que dice: “Muy bien, ¿qué significa eso y como doy vuelta esta situación realmente? Me enfoco en mí pero no cambia!" (Risas de Anónimo)

Ahora; te expresaré, reconoce lo que estás haciendo realmente, pon tu atención en eso que es muy importante. Pon atención a tus señales, pero no solo a la señal – pon atención más allá de la señal y escucha tu comunicación. Las comunicaciones en realidad son muy claras, es solo una cuestión de familiarizarte con tu propio lenguaje.

ANÓNIMO: ¿Puedo hacer eso usando los mismos sentidos interiores que uso para comunicarme con los animales?

ELÍAS: Puedes – escúchate a ti misma, puedes escuchar a las criaturas, no es difícil para ti escuchar las comunicaciones de las criaturas a través de su energía - ¿Por qué no escuchas a tu propia energía? ¿Eres tú inferior? No, no lo eres y eres muy merecedora de tu atención - tu responsabilidad más grande es para ti.

En esto, tu dote más grande y contribución en la conciencia, si eliges verlo de esa manera, es aceptar esa responsabilidad, poner atención en ti y por lo tanto permitirte tu libertad, pues esto cambia la energía que expresas exteriormente, como ya lo has visto tú misma. La energía que proyectas al exterior es muy real y afecta tu realidad, lo hace. Por lo tanto es tu elección como deseas manipular tu energía y como deseas proyectarla exteriormente y por lo tanto ¿reflejando qué? A ti misma.

En esto, si estás consciente de lo que estás haciendo, si te ofreces una señal de desilusión o de ansiedad o de tristeza o angustia o cualquiera de estas señales que evalúas ser incómodas o negativas, permítete parar, no te concentres en ninguna expresión fuera de ti misma, independientemente de la situación, incluso en asociación con otros individuos. Temporalmente desconéctate de las expresiones que son externas a ti – si no puedes evitarlo, cierra los ojos y no incluyas tus sentidos exteriores -, vuelve tu atención hacia ti, pues ninguna expresión exterior genera esa señal en tu interior, estás respondiendo a una expresión que está dentro de ti – eso es lo que genera la señal.

Una vez que reconoces la señal, te permites detenerte y tratar de identificar lo que la señal significa, ya sea desilusión, ansiedad, tristeza, dolor o temor. Es importante identificar la señal, pues esto te ofrece un indicio acerca de lo que es el mensaje – una vez que identifiques la señal, te detienes poniendo atención a la señal y te permites evaluar – no analizar - sino evaluar –lo que estás haciendo en ese momento.

Puedes expresarte inicialmente en el pensamiento “nada,” pero estás haciendo algo: “Estoy sentada en mi vehículo. Mientras estoy sentada en mi vehículo ¿dónde está mi atención? Mi atención no está en ninguna parte –" Sí, lo está. “¿Dónde está mi atención? En la señal, En mi sentimiento.” Muy bien, establece que el sentimiento es esto… [por ejemplo: desilusión, tristeza, angustia.] ¿Qué generó eso?

Estás enterada lo suficiente como para saber que cuando haces la evaluación incorporas suficiente información para contestar estas preguntas que te haces a ti misma. Me has mencionado “expectativas,” sí, expectativas, “Muy bien, estoy generando expectativas y estoy desilusionada ¿qué hago con relación a esa anticipación?” Puedes responderte también, “nada.” Indicio: "No estoy haciendo nada con relación a esa expectativa. ¡Vaya! Incorporaré talvez una acción y moveré mi atención y haré algo.” No me refiero a arreglar, eso es muy diferente, sino simplemente a mover la atención en una dirección diferente, interrumpiendo la expectativa, permitiéndote a ti misma dirigir en lugar de esperar – pues esperar...

ANÓNIMO: No sé sobre qué enfocar mi atención, entonces no la enfoco en la decepción, sino en ese sentimiento que tuve – es decir ¿trato de generar otra vez ese sentimiento? ¿Es eso lo que tú...

ELÍAS: No necesariamente, no necesariamente, ya que eso es tratar de forzar tu energía lo que puede también ser decepcionante – simplemente en el momento te preguntas lo que quieres. No lo que quieres en el futuro, no lo que quieres mañana, no lo que quieres en una hora más tarde. Sino lo que quiero en ese momento y tu respuesta puede ser tan sencilla como “deseo sentarme.” Puede que no sea una acción dramática, sino lo que sea que identifiques como lo que quieres en ese momento te permites expresarlo.

Mientras sigues en esa acción estás teniendo genuinamente tu atención en el ahora y pones tu atención verdaderamente en ti misma, prescindiendo de lo insignificante que evalúes que sea la respuesta que te des, no es insignificante pues ese movimiento pequeño en tu evaluación genera enorme refuerzo de confianza y de aceptación sin expectativa.

ANÓNIMO: Entonces me pregunto lo que quiero ahora...

ELÍAS: Sí.

ANÓNIMO: ...y entonces lo hago...

ELÍAS: Sí.

ANÓNIMO: ...lo que sea.

ELÍAS: Sí, sin proyección. Por ejemplo, puedo expresarte: ¿qué quieres ahora?

ANÓNIMO: ¡Sentarme aquí y hablar contigo!

ELÍAS: Correcto, ese es un ejemplo.

ANÓNIMO: ¿Puedes decirme algo acerca del estado en que estoy ahora mismo? Me siento insegura, amenazada, vacilante, no puedo manejar bien lo que viene de afuera, especialmente el ruido – no puedo manejar nada de eso. En mi trabajo a eso le llaman agotamiento. ¿Por qué me siento tan insegura, qué está pasando? Es esto algo nuevo o está relacionado con lo que estamos hablando?

ELÍAS: Está relacionado con lo que hemos hablado. En esto, puedo expresarte que te sientes insegura porque generas temor, el temor es familiar debido a que se asocia con disminuirte a ti misma y proyectar tu atención exteriormente en otra verdad – que las expresiones exteriores, que el ambiente, las interacciones, los individuos, los movimientos que incorporas, que esas expresiones generarán felicidad – que ADQUIRIRÁS la felicidad en lugar de generarla.

Esta es una de tus verdades, que la felicidad se adquiere y la manera como se adquiere es, poniéndote a ti misma en un ambiente con individuos que tengan tendencias de acuerdo a tus preferencias.

Ahora; he identificado esto previamente con otros individuos y te lo expresaré también a ti: Las preferencias son las creencias preferidas, eso es todo – no son absolutas tampoco, aún en un individuo las preferencias cambian – lo que también es un ejemplo para ti de como puedes moverte de una creencia a otra. Pues al cambiar tus preferencias no cambias la creencia, mueves tu atención e incorporas otra creencia en tu atención como una preferencia. La otra creencia permanece y puede aún continuar expresándose, pero has movido tu preferencia a una creencia diferente – la has inter-cambiado, por así decir – esta es la flexibilidad de las creencias.

Ahora en esto, lo que llega a ser confuso es esa verdad de adquirir la felicidad, lo que aún en tu manera de hablar, que quieres LLEGAR A SER feliz, que deseas que fueses feliz, como si esto hay que obtenerlo, lo que no es para obtenerlo – cuando empieces a reconocer que esto es también una fuerte verdad, empiezas a darte poder a ti misma.

En lugar de esperar llegar a ser feliz, pues estás esperando alguna expresión para crear esa felicidad para ti, y dentro de ti como una fuerza exterior que te transformará en una expresión de felicidad – puedes empezar a reconocer que esta expresión de felicidad no se adquiere – es una acción que generas tú misma en asociación con tus preferencias.

Reconociendo cuales son tus preferencias – lo que puede ser muy desafiante, pues las preferencias no son familiares para los individuos pues no les ponen atención – pero una vez que empieces a poner atención y te escuches reconocerás tus preferencias, pues en cualquier expresión que no prefieres, experimentarás como una punzada y sabrás inmediatamente – simplemente es una cuestión de si pones o no pones atención o si ignoras eso.

Ahora; cuando empieces a reconocer tus preferencias, mueve tu atención hacia aquellas expresiones y te permites expresar libremente...

ANÓNIMO: ¿Aquellas preferencias?

ELÍAS: Sí, esto es lo que generará lo que llamas ser tu felicidad. Reconocerás también cuando niegas tus preferencias, pues tienes dudas.

ANÓNIMO: ¿Entonces dices que una de mis verdades es que puedo ser feliz solamente en mi opinión, si tengo un ambiente y tengo a mi alrededor los individuos que prefiero?

ELÍAS: Correcto.

ANÓNIMO: Pero ahora dices que tengo que actuar con aquellas preferencias.

ELÍAS: Permitiéndote reconocer lo que son tus preferencias y lo que no son tus preferencias. Lo que te estoy identificando es lo que asocias con tu verdad, que debes encontrar esos requerimientos para que experimentes felicidad. Esa es tu verdad, pero no es verdadera. Por lo tanto sabiendo eso reconoces cuales son tus preferencias, pues esas preferencias están asociadas muy fuertemente con esta verdad.

Ahora; Reconociendo cuales son tus preferencias, te permite expresar esas preferencias y no negarte. Lo que harás con esa acción es alterar tu energía y alterar tu ambiente – permitiéndote expresar tus preferencias, te expresas de manera diferente, no solo en tu energía sino también en tu percepción y tu percepción cambia tu realidad.

Como un ejemplo hipotéticamente, expresemos que incorporas un empleo en una oficina. En esta oficina, el ambiente de la oficina no es estéticamente agradable para ti, puede no ser necesariamente tu preferencia de un ambiente físico, pero incorporas elección.

Ahora; tus elecciones no son tan en blanco y negro ya sea como, "me gusta esta oficina o no", y si no, si no es de mi preferencia, debo irme. No. Cambia tu ambiente, créalo como sea tu preferencia.

Ahora; puede que realmente aprecies tu empleo, pero no estás apreciando tu ambiente físico.

Ahora; en este escenario hipotético digamos que aprecias realmente lo que haces en tu empleo, pero hay ciertos aspectos de ello que no aprecias y no son de tu preferencia – talvez incluso otro individuo con el que interaccionas en asociación con tu empleo.

Ahora; la respuesta automática es tratar de cambiar al otro individuo o desear que el otro individuo cambiase sus conductas o sus expresiones – lo cual es fútil por supuesto, pues tú no creas su realidad, sino que creas la manera como recibes energía.

Ahora; como tú creas la manera como recibes la energía y como la manipulas y como la proyectas al exterior al responder, poniendo tu atención en ti y en lo que quieres – no en lo que quieres del otro individuo, sino, en lo que quieres en ese momento, puedes manipular la energía y responder de acuerdo a eso.

El otro individuo puede ser una molestia para ti, y si estás realmente poniendo atención en ti y preguntándote" ¿qué quiero en este momento?" Puedes responderte, "quiero tener una conversación o interacción placentera.” Esto no depende del otro individuo, es lo que tú quieres – por lo tanto, puedes generar eso, no tiene importancia cual sea la respuesta del otro individuo. Pero permíteme mencionar también que, hablando en general, cuando continúas expresando lo que quieres, cambias también la manera como te responde el otro individuo.

Este es tu poder al poner atención en ti y dirigirte a ti misma, no esperar que tu ambiente u otros individuos o situaciones o circunstancias o expectativas te dicten tus elecciones, pues tú generas tus propias elecciones por medio de dirigirte a ti misma.

ANÓNIMO: Cuando tuve el sentimiento de felicidad el verano pasado, noté entonces que yo no estaba molesta por los ruidos u otras personas, yo estaba así, estaba feliz, tenía confianza y estaba en un estado de mente muy diferente.

ELÍAS: Correcto, pues en esta situación está fuera de ti misma, y lo que estás tratando de hacer es bloquear todos los estímulos exteriores con el intento de mover tu atención hacia ti. Pero lo que estás creando realmente es molestarte a ti misma y perpetuar las señales de incomodidad.

ANÓNIMO: Pero cuando tuve ese sentimiento el año pasado, no sentía que podría sentir de otra manera que esa – fue tan abrumador que los otros individuos o molestias de afuera, no eran importantes.

ELÍAS: Porque ellos no te interesaban.

ANÓNIMO: No, pero ¿por qué fue tan abrumador el sentimiento? Era como que no podría sentirme diferente aunque yo lo quisiese, no podría sentirme molesta aunque lo quisiese,

ELÍAS: Comprendo.

ANÓNIMO: ¿Por qué fue ese sentimiento tan abrumador, tan fuerte?

ELÍAS: Pues esta es tu apreciación auténtica de ti misma y la concesión verdadera de ti misma. Lo que genera ese sentimiento, que también es una señal, es una comunicación que expresas continuamente en tu validación de ti misma, te estás dando validez continuamente y generas este sentimiento, por así decir, la de empoderamiento, de libertad, de felicidad, de euforia.

ANÓNIMO: Lo que dices es que todavía estoy haciendo eso, esa validación ¿validándome a mí? ¿Estoy todavía expresando eso?

ELÍAS: Te estás validando en el momento en que interrumpes esta decepción, pero hay otras veces que no te validas, refuerzas disminuirte a ti misma en esa decepción – lo cual, como hemos discutido, como una manera de hablar, ha crecido al rodar como una bola de nieve, pues has puesto tu atención en ello y lo refuerzas – de modo que ha llegado a ser más que simplemente una decepción.

ANÓNIMO: Los dolores de cabeza que he estado experimentado, que empezaron cerca de un año atrás, ¿tiene eso algo que ver con la actividad del cerebro?

ELÍAS: Parcialmente, no totalmente, esto se relacionada con lo que hemos estado hablando, que si vuelves tu atención y te permites tu libertad, eso interrumpirá estos dolores de cabeza – hay parcialmente una abertura de un conducto neurológico que genera temporalmente algunos efectos físicos con muchos individuos.

Puedo expresarte que eso es lo que has estado creando en movimiento en la dirección que generas, lo que te ha atraído a esta conversación – que has estado generando estas experiencias en movimiento, por así decir, hacia esta interacción en la que comprenderás más claramente en la información o, en cuanto a lo que realmente estás haciendo, para que puedas asimilar y generar una comprensión objetiva más claramente la dirección en que sigues y también cual es la razón por la que has estado abriendo senderos neurológicos para asimilar claramente y que te permita seguir con esta onda más fácilmente.

Pero puedo expresarte que en este tiempo esa acción no estaría creando efectos físicos, aunque continúes generando físicamente una abertura, no estarías creando efectos físicos y dolorosos.

ANÓNIMO: ¿Entonces los dolores de cabeza son una señal de disminuirme?

ELÍAS: Sí, hablando en general, pero lo hemos ya discutido mucho más específicamente.

ANÓNIMO: ¿Sería capaz de hablar contigo de la misma manera que hablo con las criaturas? No talvez exactamente de la misma manera, pero sería capaz de cerrar mis ojos y hablar contigo, o tratar de hablar contigo?

ELÍAS: Sí.

ANÓNIMO: ¿Es que mi intento es que en lo que sea que yo ayude a la gente, que sea en los cambios del Cambio [de conciencia]?

ELÍAS: Parcialmente, como lo hemos discutido previamente y dejaré que tú investigues esto más claramente.

ANÓNIMO: Quería hacerte una pregunta acerca de un pájaro que encontré, pero veo que se pasó el tiempo en diez minutos, eso...

ELÍAS: Muy bien, estará en la espera de nuestro próximo encuentro y te ofreceré mi energía para alentarte. Pon atención en ti misma y permítete tu libertad – eres muy digna de ello. (Riéndose) Para ti mi querida amiga Sonjah, con gran cariño y afecto, au revoir.

Elías se va a las 3:23 PM.

(1) Esta transcripción se sacó del Audio-registro personal de las anotaciones de Anónimo. El tiempo del comienzo de la sesión se tomó de las anotaciones de Anónimo.

2003 Mary Ennis. Todos los Derechos Reservados.